DISFRAZ ROMANO

DISFRAZ ROMANO PARA NIÑO (10-12)

12,98 €
Durante este Carnaval, tu niño se convertirá en el nuevo emperador del Imperio Romano gracias al disfraz de romano para niño (10-12). Se trata de una túnica blanca con detalles en negro y dorado. Además, la túnica lleva incorporada en un hombro una banda roja que llega hasta los bajos de la túnica. Por último, también incluye una cuerda a modo de cinturón. ¡Ave, Carnaval!

Recomendado para niños con una altura de 130 a 140 cm.


Un nuevo Imperio Romano resurgirá de la fiesta de Carnaval gracias al disfraz romano para niño (10-12) que luce tu pequeño. Con este disfraz no hay duda de que es el indicado para convertirse en el nuevo emperador. El disfraz consiste en una túnica blanca con detalles en color negro y dorado en las mangas y en los bajos de la prenda. Además, también lleva una banda roja incorporada desde el hombro hasta los bajos. Por último, este disfraz incluye una cuerda a modo de cinturón para ceñir la túnica al cuerpo. Puedes combinar este disfraz con una bonita corona de laureles y convertirte, así, en el nuevo Julio César. ¡Ave, Carnaval!
Leer más
Selecciona una talla
Fuera de stock

Descripción

Durante este Carnaval, tu niño se convertirá en el nuevo emperador del Imperio Romano gracias al disfraz de romano para niño (10-12). Se trata de una túnica blanca con detalles en negro y dorado. Además, la túnica lleva incorporada en un hombro una banda roja que llega hasta los bajos de la túnica. Por último, también incluye una cuerda a modo de cinturón. ¡Ave, Carnaval!

Recomendado para niños con una altura de 130 a 140 cm.


Un nuevo Imperio Romano resurgirá de la fiesta de Carnaval gracias al disfraz romano para niño (10-12) que luce tu pequeño. Con este disfraz no hay duda de que es el indicado para convertirse en el nuevo emperador. El disfraz consiste en una túnica blanca con detalles en color negro y dorado en las mangas y en los bajos de la prenda. Además, también lleva una banda roja incorporada desde el hombro hasta los bajos. Por último, este disfraz incluye una cuerda a modo de cinturón para ceñir la túnica al cuerpo. Puedes combinar este disfraz con una bonita corona de laureles y convertirte, así, en el nuevo Julio César. ¡Ave, Carnaval!